Siempre es chévere llegar a un sitio donde puedes caerte a birras con los panas, sintiéndote medianamente seguro en nuestra caótica ciudad. Por eso armamos una lista de razones por las que El Rincón del Abuelo sigue en nuestra lista de favoritos.

Un predespacho diferente

El Rincón del Abuelo es un excelente spot para arrancar la noche. Tiene un ambiente súper relajado y aparte, tienes la galería de arte para darle un ambiente diferente a tu birra de siempre. Aparte si vas pendiente de ver algún juego, lo más probable es que allí lo estén pasando.

Como todo lo bueno, el Rincón del Abuelo se llena ra-pi-di-to. Así que si no llegas temprano, lo más probable es que te toque pasar por un trance para encontrar mesa.

Lo otro que es medio incómodo es que este local no tiene estacionamiento propio. Tienes dos opciones: Estacionas en el Centro San Ignacio o te arriesgas y paras el carro en algún puesto que consigas en la calle.

 

Cervezas baratas

En el Rincón del Abuelo la cerveza siempre está bien-bien fría. Aparte, es uno de esos points de Caracas donde no vas a dejar media quincena por unas cuantas birras.

Hamburguesas “Caseras”

Si tanta birra fría te activa el apetito, los panas del Abuelo te tienen cubierto. La salsa con la que acompañan los tequeños empanizados definitivamente tiene un toque especial. Ahora, si andas hambriento puedes pedirte una hamburguesita casera pero bien resuelta.

Aire libre para fumar

En este local hay mesas al aire libre, así que no tendrás que preocuparte por que venga alguien a pedirte que te lleves tu vicio a otra parte.

Algo más que cervezas

Siempre hay alguien del grupo a quien no le gusta la birra. No entendemos por qué es así, pero siempre pasa. En el Abuelo ese pana puede estar tranquilo. La carta de cocteles resuelve en más de una oportunidad.

Y tú, ¿por qué razones sigues yendo al Rincón del Abuelo? Cuéntanos en los comentarios.