Estaba caminando por la calle uno de esos días en los que los grupos del WhatsApp le dan cuerda y no paran de hablar todos juntos y mis megas se tiraron dos. Por si fuera poco, más tarde debía enviar un documento al trabajo y sin datos, ¿cómo hacía?

Alguien me dijo alguna vez que en Caracas existían lugares en que el WiFi estaba libre. No lo dudé dos veces y me acerqué a uno de ellos: La plaza Bolívar de Chacao. Me llegué y estaba potente. ¡De verdad servía! Hasta dudé por un momento que me encontraba en otra ciudad o país, pero no, era Caracas. Me senté, revisé todos los chats del WhatsApp y de pronto me di cuenta que la conexión estaba fallando. Ya la cantidad de personas se había aumentado y, por ende, se había debilitado el WiFi. ¡Antojosos!

chacao

Me paré y me llegué a La Estancia, en Altamira. Tampoco es que era poteeeente, así. No. Era súper débil y no podía usar el chat. No me gustó y salí.

la-estancia

Me pegó el hambre y fui por unas hamburguesas en Ávila Burger, en Altamira. Mientras iba comiendo, iba averiguando lo último que me había llegado al celular. Aquí sí tuve que pedir la clave porque libre no estaba, pero sí te la dan, relajado.

avila-burger

Uno de mis panas me escribió para que me llegara al Skatepkar de Altamira, estaba cerca y me acerqué. Aquí fue donde pude enviar mi documento al trabajo porque la conexión al WiFi era arr*cha. Duramos un rato ahí hablando pajita y me invitó en la noche a un local en Las Mercedes. Como el día siguiente no tenía que trabajar, le dije que sí.

chacao

A las 9:00 p.m. ya estaba llegando a El Teatro Bar, sin megas para terminar de completar. Pagamos en cover, entramos a El Teatrico y el WiFi estaba hot. Aquí aprovechamos de subir todos los Snapchats, fotos al Instagram y hasta para el Facebook subimos fotos y videos. Yo dije, nada, a medida que esto se vaya llenando me olvidaré de fotos y mariqueras, pero mira vale, no. Toda la noche pasamos brutal subiendo fotos y videos a nuestras redes.

teatro-bar

Al día siguiente no pude seguir con esa pobreza y pagué mi servicio y por fin había vuelto a la vida.